X

¿Quieres recibir más información como esta a tu email?

Regístrate

Me gustaría hablar con un especialista.

febrero 25, 2020

Las 3 fases del crecimiento de tu negocio: La adolescencia

Las 3 fases del crecimiento de tu negocio: La adolescencia

Las personas pasamos por diferentes fases en nuestro desarrollo: infancia, adolescencia y madurez. Michael Gerber en su libro The E-Myth Revisited explica que algo similar pasa con los negocios.
La primera fase es la infancia, la etapa donde nace el negocio y el técnico se convierte en dueño. El técnico hace todo el trabajo hasta que la situación es insostenible y pide ayuda. Es en este momento que empieza la adolescencia.




En el caso de las personas la adolescencia sabemos que comienza alrededor de los 12 años. En el caso de los negocios no sabemos en qué momento va a ocurrir. Pero si el negocio continúa es un hecho que llegará y generalmente de manera precipitada por una crisis durante la infancia.

Todo dueño de negocio que sobrevive a la infancia llega un momento que necesita ayuda, en ese momento pasa a la adolescencia. La ayuda que necesita es ayuda técnica de las áreas que no sabe o que no le gusta manejar. Entonces hablamos de un técnico que contrata técnicos. Un dueño con experiencia en ventas pedirá ayuda operativa. Un dueño más orientado a la operación o producción pedirá ayuda de ventas. Casi todos pedirán ayuda para la contabilidad.




Administración por abdicación

El dueño, que en este momento actúa como el técnico,  contrata a otro técnico para que haga el trabajo. Le asigna las tareas y huye, como si dejara una bomba que ya no es su responsabilidad desactivar. El dueño empieza a experimentar una sensación de cierto grado de libertad, ya hay alguien más que hace las cosas.

Pronto contrata más personas según va creciendo el trabajo y les asigna tareas confiando que todo saldrá bien. Poco tiempo después empiezan clientes a quejarse que el servicio no es como antes, que si no arreglan su situación no volverán a comprar. El dueño empieza a atender directamente cada uno de los problemas. Investiga más y no se explica cómo tal empleado pudo hacer tal cosa, por qué el otro empleado trató así a tal cliente Y la mentalidad del técnico empieza a decir: Si quieres que las cosas se hagan bien las tienes que hacer tú mismo. ¿Cómo es posible que nadie haga bien su trabajo? Y el problema no son todos los demás, el problema es que el dueño sólo deja que la personalidad del técnico actúe y lo que los demás empleados y el negocio necesita es que despierten las personalidades del gerente y del emprendedor.

Empieza el dueño a otra vez querer controlar todo y estar en todo. En la infancia era el dueño que tenía que hacer todo. Ahora en la adolescencia es el dueño que tiene que hacer el trabajo de todos y quedan básicamente 3 caminos:

1) Regresar a la infancia

El dueño decide regresar a la época en donde podía controlar todo. Mejor ya no tiene empleados y él hace todo. Todo regresa a funcionar de la manera correcta de antes. Sin embargo, pasan los años y la realidad es que el dueño no tenía un negocio, tenía un trabajo. Ese trabajo no lo puede dejar porque no tiene a quién delegarlo. Tampoco puede vender su negocio, porque nadie quiere comprar un trabajo.

2) Cerrar

Otros negocios durante la adolescencia empiezan a experimentar un crecimiento veloz pero desordenado hasta que llega un punto que no son sostenibles y tienen que cerrar.

3) Debe haber una mejor alternativa: La madurez

Hay una manera mejor. Hay negocios que han pasado de la adolescencia a la madurez. Esta etapa la explicaremos en el siguiente artículo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario