X

¿Quieres recibir más información como esta a tu email?

Regístrate

Me gustaría hablar con un especialista.

febrero 25, 2020

Las 3 fases del crecimiento de tu negocio: La adolescencia

Las 3 fases del crecimiento de tu negocio: La adolescencia

Las personas pasamos por diferentes fases en nuestro desarrollo: infancia, adolescencia y madurez. Michael Gerber en su libro The E-Myth Revisited explica que algo similar pasa con los negocios.
La primera fase es la infancia, la etapa donde nace el negocio y el técnico se convierte en dueño. El técnico hace todo el trabajo hasta que la situación es insostenible y pide ayuda. Es en este momento que empieza la adolescencia.




En el caso de las personas la adolescencia sabemos que comienza alrededor de los 12 años. En el caso de los negocios no sabemos en qué momento va a ocurrir. Pero si el negocio continúa es un hecho que llegará y generalmente de manera precipitada por una crisis durante la infancia.

Todo dueño de negocio que sobrevive a la infancia llega un momento que necesita ayuda, en ese momento pasa a la adolescencia. La ayuda que necesita es ayuda técnica de las áreas que no sabe o que no le gusta manejar. Entonces hablamos de un técnico que contrata técnicos. Un dueño con experiencia en ventas pedirá ayuda operativa. Un dueño más orientado a la operación o producción pedirá ayuda de ventas. Casi todos pedirán ayuda para la contabilidad.




Administración por abdicación

El dueño, que en este momento actúa como el técnico,  contrata a otro técnico para que haga el trabajo. Le asigna las tareas y huye, como si dejara una bomba que ya no es su responsabilidad desactivar. El dueño empieza a experimentar una sensación de cierto grado de libertad, ya hay alguien más que hace las cosas.

Pronto contrata más personas según va creciendo el trabajo y les asigna tareas confiando que todo saldrá bien. Poco tiempo después empiezan clientes a quejarse que el servicio no es como antes, que si no arreglan su situación no volverán a comprar. El dueño empieza a atender directamente cada uno de los problemas. Investiga más y no se explica cómo tal empleado pudo hacer tal cosa, por qué el otro empleado trató así a tal cliente Y la mentalidad del técnico empieza a decir: Si quieres que las cosas se hagan bien las tienes que hacer tú mismo. ¿Cómo es posible que nadie haga bien su trabajo? Y el problema no son todos los demás, el problema es que el dueño sólo deja que la personalidad del técnico actúe y lo que los demás empleados y el negocio necesita es que despierten las personalidades del gerente y del emprendedor.

Empieza el dueño a otra vez querer controlar todo y estar en todo. En la infancia era el dueño que tenía que hacer todo. Ahora en la adolescencia es el dueño que tiene que hacer el trabajo de todos y quedan básicamente 3 caminos:

1) Regresar a la infancia

El dueño decide regresar a la época en donde podía controlar todo. Mejor ya no tiene empleados y él hace todo. Todo regresa a funcionar de la manera correcta de antes. Sin embargo, pasan los años y la realidad es que el dueño no tenía un negocio, tenía un trabajo. Ese trabajo no lo puede dejar porque no tiene a quién delegarlo. Tampoco puede vender su negocio, porque nadie quiere comprar un trabajo.

2) Cerrar

Otros negocios durante la adolescencia empiezan a experimentar un crecimiento veloz pero desordenado hasta que llega un punto que no son sostenibles y tienen que cerrar.

3) Debe haber una mejor alternativa: La madurez

Hay una manera mejor. Hay negocios que han pasado de la adolescencia a la madurez. Esta etapa la explicaremos en el siguiente artículo.


febrero 19, 2020

Las 3 fases del crecimiento de tu negocio: Infancia

Las 3 fases del crecimiento de tu negocio: Infancia

Los negocios están hechos para crecer. El problema es que muchos parecieran estar diseñados en contra de este principio. Funcionan, más bien, de acuerdo a lo que el dueño quiere y no de acuerdo a lo que el negocio necesita.

En el artículo anterior: Las 3 personalidades del emprendedor explicamos cómo Michael Gerber en su libro The E-Myth Revisited menciona que hay 3 personalidades combinadas en una sola persona:  el dueño. Una de esas 3 personalidades va tomando el control en ciertos momentos. De la misma manera el libro explica que, al igual que las personas, el crecimiento de los negocios pasa por 3 fases: infancia, adolescencia y madurez.  El entendimiento de estas fases explica la causa de muchos problemas que ocurren en los negocios.

Infancia

Cuando un negocio inicia, la personalidad del técnico toma el control. Lo que el técnico quería era deshacerse de "el jefe" y por eso inició su propio negocio. La realidad generalmente es que quería tener un nuevo lugar para trabajar y no tanto un negocio en sí.  Para desarrollarse, los negocios necesitan crecimiento y cambio,  y eso es algo que precisamente no le gusta al técnico.



Al principio es tanta la emoción y el optimismo que el técnico puede pasar trabajando muchas horas seguidas sin cansarse y disfrutando lo que hace. En este momento el negocio y el dueño son uno mismo. Si desaparece el dueño, deja de haber negocio.

El dueño, que en este momento es el técnico, tiene que hacer todo el trabajo incluyendo el no técnico.  El abogado tiene que hacer cobranza, el chef tiene que llevar contabilidad, el programador tiene que salir a vender etc. Llega un punto que ya es imposible que el dueño haga todo.



El problema con el técnico que se convierte en dueño de negocio es que tiene una visión de abajo hacia arriba. Una visión de las tareas tácticas. Un dueño de negocio debe tener una visión de arriba para abajo concentrado en la estrategia y no en la tarea. El técnico le gusta "hacer cosas" el dueño de negocio tiene que "pensar". Hay que recordar que, si el negocio depende totalmente del dueño, entonces el dueño no tiene un negocio, tiene un trabajo. Y frecuentemente ese trabajo es mucho peor que empleo del que decidió huir.



La fase de infancia termina cuando el dueño se da cuenta que para sobrevivir es necesario un cambio, necesita pedir ayuda. En este momento muchos de los negocios cierran. Los que sobreviven pasan a la siguiente fase: la adolescencia.


En el siguiente artículo platicaremos de la siguiente fase.


febrero 12, 2020

Las 3 personalidades del emprendedor


Las 3 personalidades del emprendedor


Todo aquel que inicia un negocio realmente es como si fueran 3 personas en una. Tienen 3 personalidades que van caminando juntas: El emprendedor, el gerente y el técnico. Y en todo momento esas 3 personas luchan por ser el jefe y ninguna quiere tener un jefe. Esto lo explica Michael Gerber en su libro The E-Myth Revisited

Esas 3 personalidades son:

El emprendedor

En cada aspecto o problema es capaz de detectar una oportunidad. Es el visionario que vive en el futuro buscando crear cosas nuevas. Le gusta el cambio, en el cambio ve una nueva oportunidad.

El gerente

Es quien busca la planeación, el orden, la predictibilidad. Es pragmático. No le gusta que alteren el orden establecido. No le gusta el cambio, en el cambio ve los posibles problemas que pueden surgir.

El técnico

Es el que hace las cosas. Es el que piensa que, si quieres que se hagan las cosas bien, las tienes que hacer tú mismo. Quizá no es el idóneo para iniciar un nuevo negocio, pero generalmente es quién lo hace.

El gerente es un problema para el técnico porque le quiere imponer un orden en la forma de trabajar, reduciéndolo a una parte de un sistema. Para el gerente el técnico es un problema que hay que administrar. Para el emprendedor, la mayoría de las personas son obstáculos que bloquean sus sueños.

Sin el gerente no habría negocio ni sociedad, sin el emprendedor no habría innovación. Sin el técnico, no se haría nada. El emprendedor es el que crea cosas nuevas, el gerente establece el orden de las operaciones y el técnico es el que hace las cosas. Lo ideal es tener un balance entre las 3 personalidades ya que todas son necesarias.


¿Dónde está el emprendedor que había fundado un negocio visionario?

¿Dónde está el emprendedor que había fundado un negocio visionario?


La mayoría de las empresas son fundadas por verdaderos emprendedores. Sólo alguien con una gran visión es capaz de dar el salto y emprender un nuevo camino independiente. Sólo alguien con verdaderos rasgos de emprendedor se atreve a dar ese paso.

Todas esas afirmaciones son un mito. Así lo asegura Michael Gerber en sus diferentes libros. Y le llama el mito del emprendedor: The E-Myth o The myth of the entrepreneur.

No es que esas afirmaciones sean totalmente falsas. Sino que, al momento exacto de iniciar el nuevo negocio, los fundadores rara vez eran verdaderos emprendedores.  Quizá en un inicio el emprendedor realmente existió durante un breve instante. En muchos de los casos el resultado es que poco después la visión ya se va, y llegan el tedio y el agotamiento.

Una forma de entender este fenómeno, explica Michael Gerber, es analizando la forma en cómo inician la mayoría de los negocios. Un emprendedor tiene internamente 3 personalidades continuamente en conflicto entre sí: El emprendedor, el técnico y el gerente. Es el técnico quien generalmente lleva el control al inicio.

En la mayoría de los casos tenemos un técnico que trabaja para alguien más. Y llega un punto en su carrera que es realmente bueno en lo que hace, pocos son tan capaces como él. El técnico es el que sabe hacer el trabajo del negocio: Es el abogado, el vendedor, el programador, el contador, el doctor, el chef etc.

Un día el técnico dice, si yo soy el que sabe cómo se hacen las cosas aquí y además soy el que mejor lo hace, ¿Por qué tengo que seguir trabajando para alguien más? Y decide ser su propio jefe y abrir su nuevo negocio. Por un pequeño instante el emprendedor toma el control y decide que es momento de concretar sus sueños y tomar un nuevo rumbo. Inmediatamente después el técnico regresa al mando.

Al iniciar el negocio la mayoría de los técnicos hacen una suposición que no sólo es equivocada, sino que además frecuentemente lleva a resultados desastrosos. Esa suposición es: Si entiendo la parte técnica del trabajo en un negocio entonces también entiendo el negocio que hace el trabajo técnico.  Es decir que si se hacer pizzas entonces entiendo el negocio de las pizzas. La realidad es muy diferente.

El técnico estaba buscando libertad e independencia y frecuentemente encuentra una nueva realidad esclavizante. El problema es que:

  • Es el único que sabe cómo se hacen las cosas técnicas en el nuevo negocio
  • Además, ahora es responsable de muchas nuevas tareas no técnicas que son necesarias en un negocio


Esta situación es poco esperanzadora y desgraciadamente muy común. Pero no se trata de ser pesimistas. Al contrario, más bien, entender que si estás pasando por eso en vez de desesperarte pienses que hay muchos que ya recorrieron ese camino, superaron los obstáculos y ahora tienen un negocio exitoso.









febrero 05, 2020

Aplica principios militares a tu estrategia de marketing

Aplica principios militares a tu estrategia de marketing


En el mundo militar, hay estrategias definidas que han probado tener éxito para ganar batallas. Brian Tracy en su libro Marketing explica algunos principios de estrategia militar que bien se pueden aplicar en el mundo del marketing:

Principio del objetivo

Cada operación militar debe estar dirigida hacia un objetivo claramente definido. El principio de objetivo guía todas las actividades militares.  Antes de iniciar, todos deben tener claro el resultado esperado y su impacto. De la misma manera el punto de partida de cualquier estrategia de marketing debe tener claridad sobre los objetivos y metas de cada esfuerzo que se emprenda. Exactamente ¿Qué resultado esperas a cambio de los recursos que invertirás en marketing?

Principio de la ofensiva

Napoleón decía que no hay grandes batallas que se ganen a la defensiva. De la misma manera en el mundo de los negocios las estrategias de marketing que son ganadoras son las que tienen una actitud a la ofensiva. Esto quiere decir siempre estar intentando cosas nuevas, evaluando resultados y descartando lo que no funciona. ¿Tendrás la iniciativa de intentar algo nuevo? o ¿Esperarás a ver qué hace la competencia para luego reaccionar?

Principio de concentración

En el mundo militar las victorias se logran concentrando toda la fuerza sobre las áreas débiles del enemigo. En el mundo del marketing para tener éxito hay que concentrar los recursos en lo que mejor podamos hacer, en donde seamos claramente superiores que nuestros competidores. ¿Tienes identificada tu ventaja competitiva? ¿Estás concentrando tus esfuerzos de marketing en tus áreas de fortaleza?

Principio de la maniobra

Las maniobras concentran y dispersan el poder de combate para mantener al enemigo en desventaja. Una maniobra efectiva confronta a las fuerzas enemigas con nuevos problemas y peligros más rápido de lo que pueden manejar.  En marketing significa creatividad e innovación, buscando nuevas maneras de atraer clientes moviéndose a una velocidad que la competencia no alcanza a asimilar. ¿Estás listo para actualizar tus estrategias de mercadotecnia tan rápido como se necesario para que tu competencia no las alcance a comprender?

Principio de la sorpresa

En el mundo militar se ganan batallas como resultado de una acción que el enemigo nunca esperaba. En el mundo del marketing tenemos el ejemplo de Apple cuando anunció el iPhone lo cual tomó totalmente por sorpresa a los líderes Nokia y BlackBerry.  ¿En tu negocio cuál sería tu "iPhone" que sorprenderá a tu competencia?

Principio de la explotación

En el mundo militar, cuando se descubre una manera de alcanzar una ventaja sobre el enemigo, la estrategia es concentrar toda la fuerza posible para explotar esa ventaja al máximo. En el mundo del marketing si descubrimos un producto o campaña está teniendo éxito lo que debemos hacer es dedicarle todos los recursos posibles para maximizar el resultado positivo. Si en tu negocio está funcionando muy bien alguna campaña o estrategia ¿Le estás metiendo todos los recursos para explotar dicha ventaja mientras siga existiendo?

enero 29, 2020

Las 3 preguntas de Marketing que no debes dejar de contestar

Las 3 preguntas de Marketing que no debes dejar de contestar


La razón número 1 que determina el éxito o fracaso de un negocio


La razón número 1 del éxito o fracaso de un negocio es el marketing. Es más, el 48% de los fracasos de negocios se pueden atribuir a la inefectividad de las áreas de marketing y ventas. Con esto debemos entender que sin importar en qué negocio estemos, sin duda, estamos en el negocio del marketing. Todo esto lo afirma Brian Tracy en su libro Marketing, donde también nos dice que hay 3 preguntas clave que no podemos dejar de constar.

El propósito de un negocio


La mayoría de nosotros podríamos pensar que el propósito de un negocio es generar utilidades. Peter Drucker menciona que el propósito es crear y conservar clientes. Las utilidades vienen como resultado de crear y conservar clientes de una manera que sea costo efectiva. Si tu negocio puede "comprar" clientes a un costo menor que la utilidad que dejará finalmente cada cliente entonces puede invertir en marketing prácticamente sin límites. Este es uno de los grandes secretos de los negocios

Las 3 preguntas clave


Ya sea que lleves años con un producto o servicio en el mercado o que estés por lanzar uno nuevo hay 3 preguntas que debes hacerte periódicamente:

¿Realmente existe un mercado para tu producto o servicio?


¿Realmente hay gente que comprará tu producto o servicio? Según Brian Tracy  el 80% de los nuevos productos que son lanzados al mercado van a fallar y eventualmente causar pérdidas al negocio. El 20% tendrá éxito.

¿De qué tamaño es el mercado?


Suponiendo que sí hay mercado. Ahora hay que ver si es suficientemente grande como para justificar el lanzamiento de tu producto o servicio.

¿El mercado está suficientemente concentrado?

Quizá haya suficientes clientes potenciales para tu producto o servicio. Pero ¿Qué tal si están dispersos en diferentes ciudades o lugares donde no es posible alcanzarlos con los medios publicitarios y canales de venta existentes?  Debe ser posible alcanzar a tus clientes de manera costo efectiva para lo cual se requiere que haya forma de "agarrarlos a todos juntitos".

Hay que tomar en cuenta que el hecho de que estén dispersos geográficamente no necesariamente significa que no cumplen con la condición de estar "suficientemente concentrados". Por ejemplo, puedes tener una tienda eCommerce que atiende a clientes dispersos en todo el país, pero que a través de Facebook puedes segmentar por cierto interés y que puedes alcanzar mediante envíos por paquetería. El asunto de la "concentración" entonces tiene que ver más bien con la capacidad de encontrar medios publicitarios y canales de venta costo efectivos.