junio 16, 2017

Implementar un Plan de Marketing



Las ventas están yendo viento en popa, los empleados y los clientes están muy contentos, las solicitudes de productos y servicios son estables y se  considera contratar a algunas personas para formar parte del equipo. Este es un escenario feliz para cualquier empresario.



El marketing es importante para aumentar el volumen de ventas, que, a final de cuentas, son las que entregan el dinero a la empresa gracias a la satisfacción de los clientes atendidos. Aunque es frecuente escuchar a personas de distintos sectores hablando de marketing, no es algo que deba ser tomado a la ligera en el mundo de los negocios.

Si tu negocio está en una situación óptima en cuanto a rentabilidad, quizá estás pensando en emplear nuevas, y quizá agresivas, técnicas de marketing. Está bien. Pero lo primero que debes considerar cuidadosamente antes de implementar tus nuevas ideas es si conviene que se haga desde casa, es decir desde el interior de la empresa, o si es mejor contratar a una compañía experta en el tema para que te apoye y asesore.

Piensa en los recursos humanos y materiales con los que cuentas. En el caso de que tengas a varios expertos en marketing trabajando para ti, es posible que puedas lanzar una buena campaña desde el interior, sin necesidad de acudir a un proveedor externo. Lo opuesto también es posible: nadie en tu empresa sabe de marketing, por lo que lo más prudente es ir con alguien de fuera que asegure el aprovechamiento de tus recursos.

Según el plan de marketing que hayas decidido lanzar, puedes hacer una proyección de ventas. Si, por ejemplo, en tu plan de marketing incorporaste una promoción con la idea de lanzar un producto nuevo, haz el cálculo del aumento de ventas que esperas.

Una vez que estén realizados los cálculos y veas que existe la posibilidad de generar ganancias económicas reales con la implementación del plan de marketing, lo que resta es empezar a “abrirle la llave” al presupuesto. Como en otras áreas de la empresa, el gasto en marketing, sobre todo si se ha proyectado un aumento en las ventas, es una inversión que tarde o temprano entregará beneficios económicos al negocio.

¿Buscas una Agencia de Marketing Digital en Guadalajara?

Crece tu Empresa sin comprometer la Calidad



La necesidad de contratar más empleados es una buena noticia para una empresa. Significa que hay muchas cosas por hacer y que los miembros del equipo que ya están trabajando requieren apoyo para sacar adelante sus tareas. También puede significar que el negocio busca adentrarse en otro tipo de proyectos que idealmente se traducirán en mayores ganancias económicas.

Sin importar cuál sea la situación de la empresa que está intentando crecer, la contratación de nuevos talentos es un proceso delicado que debe efectuarse cuidadosamente para no perjudicar el buen funcionamiento de la compañía. Por lo tanto, si ya se tomó la decisión de emplear a más personas, hay que tener cuidado al momento de elegir a los nuevos miembros del equipo. 

Las compañías pueden apoyarse en empresas de reclutamiento que precisamente se dedican a vincular a potenciales empleados con empleadores. La contratación de alguien, al ser una cuestión delicada, no siempre se puede dejar al word of mouth o a anuncios en redes sociales porque no hay control sobre las solicitudes que la compañía puede recibir.

Las empresas de reclutamiento, al contar con bases de datos, tienen más información sobre personas que cubren el perfil que el negocio requiere para llenar determinada vacante. De cualquier forma, la decisión de contratación no la toma la compañía de reclutamiento, sino la empresa interesada.
El tiempo también es crucial para conseguir buenos empleados.

Un negocio, sin importar lo grande o pequeño que sea, no debe contratar con prisa.



Cuando es urgente llenar un puesto, es posible que la persona contratada no sea la adecuada, sino simplemente la primera que acudió al llamado. Lo ideal es disponer de suficiente tiempo para buscar a la persona correcta para llenar el puesto, aunque en ocasiones esto es difícil, sobre todo si un empleado renunció sin dar aviso.

¿Cuánto tiempo toma alguien en adaptarse a un nuevo empleo?

Una vez que se contrató a alguien, los dueños deben tener paciencia. Incorporarse a un nuevo trabajo no siempre resulta sencillo para los empleados porque implica un cambio grande en la vida y en la rutina. Además, sin importar los años de experiencia, las cosas se hacen de manera distinta en diferentes compañías. Así,  los empresarios o jefes de área, deben considerar que al principio los nuevos miembros del equipo están en la curva de aprendizaje y que, por tanto, puede tomar algo de tiempo antes de que empiecen a entregar muy buenos resultados.



Para asegurar que la empresa continúe ofreciendo productos y servicios de calidad, hay que tener en cuenta el tiempo y las habilidades de los empleados. El crecimiento de una empresa no es algo que tenga que ocurrir de un día para otro, sino que debe ser analizado de manera cuidadosa para garantizar que el nuevo talento humano aporte los conocimientos y habilidades necesarias que permitan a la compañía no sólo crecer en cuanto a tamaño del personal, sino también en cuanto a calidad en los servicios.

¿Cómo planear el crecimiento del personal?



“Los clientes no son lo primero, lo primero son los empleados. Si cuidas de tus empleados, ellos cuidarán de los clientes”.

Estas palabras son de Richard Branson, fundador de Virgin Group y director de un conglomerado de empresas que cuenta con decenas de miles de empleados a nivel mundial. El magnate es conocido por sus éxitos en el mundo de los negocios, pero también por tomarse en serio y cuidar a las personas que trabajan para él.

La premisa básica de la afirmación de Branson es que cuando un empresario o dueño de negocios se esmera por cuidar a su capital humano, entonces esos mismos empleados pondrán de su parte para que los clientes se queden satisfechos. Esta idea se opone radicalmente a prácticas como recortes de personal o ahorro en la capacitación de los empleados que son implementadas para generar mayor rentabilidad al interior de la empresa.

Un dueño de negocios con visión a futuro y con capacidad de liderazgo sabe que emplear dinero en la contratación o capacitación de los miembros del equipo no es un gasto, sino una inversión. Es cierto que a corto plazo no gastar en un curso de marketing, por ejemplo, o no contratar a nuevas personas, significa un ahorro, pero a la larga, ese “ahorro” puede llegar a representar pérdidas económicas para la empresa. No invertir en los miembros del equipo significa que la compañía no los está cuidando.

Para optimizar los recursos, la capacitación de los empleados y la contratación de nuevos talentos
deben ser planeadas con cuidado. No todos los miembros del equipo tienen que recibir un curso de marketing, pero quizá sería útil que dos o tres sí lo tomaran, y quizá no es necesario contratar a nuevos empleados en cada departamento, pero sí en el área de contabilidad o producción. Para determinar esto, hay que revisar cuántas horas y cuántas personas se necesitan por servicio, y ver qué es posible hacer para mejorar la productividad.

Del mismo modo, el dueño de negocios debe tener claro hacia dónde se dirige la empresa y hacer un pronóstico de cuentas o ventas que se desean a futuro. Por ejemplo, si en una compañía de comunicación el empresario piensa en conseguir un cliente grande que hace mucho uso de nuevas tecnologías, sería útil dar capacitación a sus empleados para que sepan usar esas herramientas en caso de conseguir la cuenta o simplemente contratar a más personas con suficientes conocimientos para desempeñar adecuadamente el trabajo que podría pedir el nuevo cliente.

Por lo tanto, para planear el crecimiento de una empresa hay dos cosas que se pueden hacer. En el caso de contar con suficiente personal, quizá el crecimiento de la empresa signifique ayudar a esos empleados a desempeñar mejor sus tareas y a aprovechar más su tiempo y talentos. Por otro lado, es posible que las demandas de la empresa, una vez que se ha revisado cuántas personas se necesitan para desempeñar ciertos servicios y cuáles son los pronósticos a futuro, ameriten la contratación de nuevo personal. Sea cual sea la situación, la decisión involucra un análisis cuidadoso y una decisión razonada.

GDLsystems, agencia de marketing digital Guadalajara

¿Cuando dejar ir a un cliente?


Cuando algunos de los clientes de un negocio consumen demasiados recursos de la empresa y no pagan de manera adecuada, hay que plantear la posibilidad de dejarlos ir. Para muchos negocios esta idea puede sonar como algo poco razonable, pero tiene sentido si se toma en cuenta que la rentabilidad es primordial para la prosperidad de cualquier negocio.

Evidentemente, los clientes son fundamentales para generar ingresos, ya que son los que pagan, por lo que hay que tener varios factores en cuenta al momento de tomar la decisión de terminar una relación laboral que tiene potencial de entregar algo de dinero a la empresa.

El primer factor a considerar es la rentabilidad de la empresa en su conjunto, así como la de cada proyecto o servicio que se ofrece. Para descubrir la rentabilidad es necesario ver cuántos beneficios nos generan las inversiones que realizamos, es decir, si los ingresos son mayores que los costos fijos y variables que se emplean para mantener al negocio en funcionamiento.



Antes de prescindir de un cliente, el dueño debe plantearse con un alto grado de honestidad si su empresa ha cometido errores. Si es así, antes de tomar cualquier decisión, es muy importante eliminar esos errores. Quizá la rentabilidad deseada no se alcanza porque hay cosas que no funcionan bien al interior de la empresa, como mal aprovechamiento del tiempo o falta de capacitación en los empleados.

Además, antes de realizar cualquier tarea, la empresa y el cliente deben ponerse de acuerdo sobre los alcances del proyecto que se ha decidido emprender. A final de cuentas, hablando se entiende la gente, por lo que tener un conocimiento claro de lo que ambas partes desean y cuánto va a costar es una base fuerte que ayudará a prevenir errores y disgustos, en especial si el cliente pide más cosas de lo que el proyecto inicial incluye.

En caso de que la rentabilidad se siga viendo afectada aun después de eliminar errores en la empresa y de definir los alcances y costos del proyecto, la mejor opción es hablar nuevamente con el cliente, plantearle la situación y, de ser necesario, recotizar el proyecto.

Una vez que se ha intentado todo lo anterior, las cosas, en teoría deben mejorar; si aún después de implementar las medidas, la rentabilidad no mejora, es hora de decirle adiós al cliente. Cuando la rentabilidad de la empresa es nula, entonces la empresa no está llevando a cabo su trabajo de generar ganancias de manera eficiente, lo que se traduce en perdida de dinero y de tiempo. Un cliente que absorbe tus valiosos y muchas veces limitados recursos y que no está aportando ganancias que cubran y sobrepasen la inversión no te está ayudando.

Visita a GDLsystems, Agencia de Marketing Digital en Guadalajara


Da al cliente el servicio por el que pagó


Cuando alguien toma la decisión de establecer su propio negocio siempre tiene en mente alcanzar cierto éxito financiero y estabilidad económica que le permita, cuando menos, vivir con dignidad y poner sus talentos y habilidades a su propio servicio y al de su familia. Por decirlo de manera más simple, todo empresario desea ganar dinero y nadie piensa en regalar su trabajo.

Todo dueño de una empresa sabe bien que el trabajo, ya sea en forma de producto o servicio, no se regala, sino que, como casi todo, debe recibir una remuneración económica justa que compense el tiempo, esfuerzo y recursos económicos que se invirtieron.

Sin embargo, cuando al interior de un negocio no hay una correcta administración de recursos como esté regalando sus servicios. Esta situación no debe existir en un proyecto empresarial que desee alcanzar el éxito planeado por sus dueños.
el tiempo, o cuando no se sabe cómo cobrar, es posible que la empresa, lejos de ser rentable y próspera,

Para hacer frente a este tipo de situación, todo dueño de empresa debe revisar la rentabilidad de su negocio, pero también la de cada uno de los servicios o productos que se ofrecen. Al contar con esta información, es posible hacer los ajustes necesarios para evitar el desperdicio de recursos valiosos como, por ejemplo, el tiempo de los miembros del equipo.

En el caso del cobro de los proyectos, los miembros del equipo deben estudiar, medir y determinar cuántas horas invertidas en determinado proyecto son facturables y cuántas no. Para esto existen distintas herramientas de medición que las empresas pueden utilizar y aprovechar.

Para ilustrar el tema de las horas facturables, considera esta situación: si tus empleados invirtieron 50 horas en la elaboración de productos de corte publicitario para el cliente A, pero 150 horas para hacer el mismo trabajo para la cuenta B porque ésta constantemente pidió revisiones, juntas, respuestas a llamadas telefónicas, etcétera, entonces al cliente B se le podría cobrar más porque tu empresa invirtió más tiempo, es decir horas facturables.

En el ejemplo anterior, si cobraras lo mismo por el trabajo hecho para la cuenta A que para la cuenta B, entonces no generarás dinero y la rentabilidad de tu negocio se verá afectada. Este escenario significa que estás perdiendo recursos y que no estás dando la suficiente importancia al tema de las horas facturables.

Para evitar esta clase de situación, hay que dar al cliente el servicio por el que pagó, de lo contrario estarás regalando tu trabajo.

Agencia de Marketing Digital Guadalajara

Las Claves de la Rentabilidad



Para efectuar una correcta administración y para impulsar un proyecto empresarial hacia mayores rendimientos es necesario conocer la rentabilidad del negocio. Una sana situación económica al interior de una empresa implica que los recursos que entren cada determinado periodo de tiempo sean mayores que los gastos fijos y variables.

Una vez que se conoce la rentabilidad general de la empresa es útil contar con información más específica que permita a los dueños de negocios hacer ajustes, inversiones y ahorros en aquellas áreas que lo necesitan. Para lograr esto, contar con el conocimiento de la rentabilidad de cada uno de los servicios que el negocio ofrece es crucial.

¿Algunos de tus servicios subsidian a otros?



En primer lugar, el dueño de negocios puede plantearse la siguiente pregunta: ¿algunos de los servicios que ofrece mi compañía subsidian a otros? Quizá el negocio en cuestión tiene algunos productos o servicios que generan mucho dinero con poca inversión de recursos económicos y de tiempo (cash cows), pero que se utilizan para subsidiar a otros que, por el momento, aportan pocas ganancias. Esto no es necesariamente negativo, ya que el dinero producido por estos productos exitosos, al subsidiar otras cosas que podrían tener éxito en el futuro inmediato, podría tornarse en una inversión altamente fructífera.

¿Asignas correctamente el personal a cada proyecto?


En segundo lugar, los empresarios deben conocer bien a los miembros de su equipo. Imagina este escenario: tienes a un gerente de proyectos que multiplica su tiempo y hace maravillas con los clientes, pero, al asignarle una cuenta que deja muy poco dinero, es decir que no es rentable, es posible que no estés aprovechando sus cualidades al máximo.

El dueño debe responder con sinceridad a la pregunta ¿hay project managers que ejecutan mejor que otros? Quizá descubrirás que cambiar a cierto ejecutivo a otro proyecto aumentará la rentabilidad de tus servicios.

Quienes manejan un negocio también tienen que mirar hacia afuera de su organización y estar atentos a las peticiones de los clientes. Con el tiempo, los dueños y los miembros del equipo comienzan a conocer los hábitos y forma de trabajo de los clientes que les pagan por sus productos o servicios. Por esta razón, es útil saber es si hay clientes que por el mismo servicio que solicitan otros clientes, absorben más tiempo y esfuerzo.

Si tu empresa elabora videos institucionales, quizá cuentas con clientes que te dan libertad para trabajar, mientras que otros se involucran en cada paso de la producción del material multimedia y hacen decenas de correcciones antes de quedar satisfechos. En esta situación, para que tu servicio sea rentable, podrías hacer un ajuste en el tema de las horas facturables.

Al tener en cuenta estos factores, contarás con una visión más amplia de la salud de tu negocio y podrás hacer los cambios requeridos para que tu empresa prospere.

Visítanos nuestra Agencia de Marketing Digital en Guadalajara