junio 16, 2017

Medir la Rentabilidad en Empresas de Servicios



Si tienes un negocio, es necesario que sepas medir la rentabilidad de tus proyectos para que evites que tu equipo trabaje más tiempo de lo presupuestado. A continuación se ofrecen algunos tips sobre las métricas que los empresarios pueden utilizar para medir esa rentabilidad.

Utilización: analiza el porcentaje de horas facturables y compáralo con el de horas no facturables. Ambas son importantes en los negocios. Las horas facturables son las que directamente se dedican a atender a tus clientes, mientras que las horas no facturables (capacitación, tiempos muertos, traslados, proceso administrativos, juntas internas) permiten que tu negocio funcione. Como las dos son esenciales en el manejo de un negocio, es necesario aprender a balancearlas.


Costo por hora: una vez que se tiene una idea clara del porcentaje de las horas facturables y de las no facturables, será posible crear una correcta estructura tarifaria que tenga en cuenta el tiempo invertido con determinado cliente o proyecto: ¿cuánto vas a cobrar por tus servicios para recuperar los costos?

Horas invertidas por proyecto: no puedes cobrar lo mismo por un proyecto de cinco horas, que por uno que ha consumido tres veces más de tu tiempo. Es necesario tener una idea clara de las horas invertidas en distintas tareas, y para esto existen herramientas de manejo de tiempo. Esto es importante porque ayuda a identificar cuáles clientes ofrecen ganancias que exceden los costos de producción y cuáles no.

Horas invertidas por project manager: los empleados son un recurso muy valioso para cualquier empresa, y también lo es el tiempo que le dedican a las tareas que les has asignado. Si algún miembro de tu equipo está invirtiendo muchas horas no facturables para cumplir con un proyecto, quizá sea necesario ajustar los costos a futuro o dejar que el cliente se vaya. Considera que las horas que tu empleado está dedicando a ese cliente podría usarlas para atender una cuenta más rentable.


Precio de venta: si has analizado lo que debes invertir (tiempo, dinero, recursos humanos) para cumplir con tus entregas y lo comparas con lo que ganas, puedes encontrarte con tres escenarios: generas ganancia, estás en el punto de equilibrio o tienes perdidas. Cuando el margen de contribución de tus clientes no es suficiente para cubrir los costos de producción y operación de la empresa, o si apenas alcanza para sobrevivir otro mes, quizá lo mejor es que replantees el precio, revises que tus procesos productivos sean adecuados, capacites a tu personal o hagas una mezcla de todas.

Al analizar todas estas cuestiones, debes tener un objetivo claro en mente: aumentar la rentabilidad de tu empresa.

Visítanos en GDLsystems: Agencia de Marketing Digital Guadalajara