febrero 02, 2016

Ebooks



Tu sitio web funciona, todo perfecto. Registras visitas a secciones específicas, pero la cantidad de personas que utilizan el formulario en la sección de contacto está algo baja. Poniéndonos en los zapatos de los usuarios, de hecho siendo uno de ellos, no estamos tan dispuestos a dejar nuestros datos en todo sitio que entramos. ¿Qué hacer para que nos compartan información y con gusto? Un intercambio nos puede ayudar.

Los E-Books son documentos que diseñamos con un propósito. Armamos la información pensando en el tipo de cliente que queremos atraer, que sea información que considere valiosa para conocer de un tema, recomendaciones o técnicas que puede aplicar en su negocio. Nos encanta seguir en el anonimato por temas de seguridad, pero un E-Book así de útil, vale la pena compartir nuestra información.

Una vez que se tiene un propósito definido y tenemos un E-Books listo, se monta en una sección del sitio web que condicione su descarga; a cambio de llenar el formulario de contacto le mostrará el link o botón para obtenerlo. Así podremos después monitorear cuántas veces se ha descargado, desde dónde, y lo mejor, con datos de prospectos; la clave será la continuidad, incluyéndolos a una lista de distribución para publicaciones futuras o contacto directo, en caso que el cliente indique interés.

Aparte de los datos que puedan obtenerse al principio, el contenido del E-book debe armarse de tal forma que invite a hacer algo: conocer más del tema, o mejor aún, incitar a que el cliente tome una decisión de compra.